La tarde del pasado viernes el Pabellón de la Montaña mantenía una temperarura alta repecto a la exterior. A las 5 de la tarde los rayos de sol ya habían calentado muchas horas la cubierta del polideportivo y la sensación de «bochorno» se hacía  sentir en la cancha.

Los jugadores saltaron al parquet y el estado de ánimo se vio contagiado del ambiente. El partido no tuvo alicientes ni lances dignos de mención.  Solo los gritos destemplados de alguna persona en la grada le dieron un matiz diferente a un partido insulso.

Resultado final Gumidafe Egonaiga 7 – Toyota Cenobio Valerón 57.

#Vamos Cenobio!!

A %d blogueros les gusta esto: