Al precadete del Cenobio Valeron, como a la cancha de Obispo Rabadán donde se enfrentó al Claret Azul, se le apagaron algunas luces y cuajó un mal partido.
Una defensa descoordinada y un ataque precipitado desdibujaron la imagen de equipo de los del noroeste. La ansiedad hizo el resto y facilitó un holgado triunfo a un Claret muy ordenado.

Claret Azul 77 – Cenobio Valeron Basket 27

A %d blogueros les gusta esto: